Corporación Dental

Salud bucal y deporte, cogidos de la mano

¿Sabías que un 35% de los dolores musculares de cuello y espalda se deben a alteraciones de la mordida?

Cuidar tu boca es cuidar tu salud

Generalmente nos cuesta relacionar nuestro estado de salud bucodental con el estado de salud general, y no somos conscientes de la repercusión que un estado de salud oral deficiente puede producir en nuestro organismo.

Nuestra boca y su salud están íntimamente relacionadas con el sistema musculo-esquelético y con órganos tan importantes como el corazón, el hígado, el estómago y los pulmones.

Las bacterias que provocan una infección dental pasan a la circulación general de la sangre, pudiendo estar implicadas en el origen de enfermedades como la diabetes, o de problemas digestivos, respiratorios, musculares, articulares y/o cardiovasculares.

¿Sabías que, meses antes de las Olimpiadas, todos los gimnastas han pasado controles exhaustivos de salud bucodental?

Es decir, las afecciones bucodentales actúan directa o indirectamente en nuestro organismo, afectando tanto a deportistas aficionados como de élite. Es por ello que para optimizar nuestro rendimiento deportivo, sea cual sea nuestro nivel, es muy importante prestar atención a nuestra salud bucal.

Cuando descuidamos nuestra higiene oral, aparece placa bacteriana que, simada a una caries o a enfermedad en las encías, ofrece vía libre para que las bacterias se diseminen por el resto de nuestro organismo.

Esto puede dar lugar a alteraciones en la contracción-relajación del músculo, provocando sensación de fatiga e inflamación articular, con lo que es más fácil que se produzcan desgarros y dolores musculares y tendinosos. Normalmente la persona que los sufre, al tratarse de lugares alejados de la cavidad bucal, no suele relacionarlos, lo que hace que el problema persista en el tiempo.

Por otro lado, la ausencia de piezas dentales produce alteraciones en la digestión, al ser la boca el inicio del tracto digestivo. Si el alimento no se tritura con normalidad, el estómago realiza un sobreesfuerzo con un mayor gasto de energía para una digestión más lenta. Esto desemboca en una mala nutrición, así como el deterioro de la salud general y del rendimiento durante la actividad física.

Buenos hábitos de salud bucodental

Así que recuerda, si presentas algún trastorno muscular que resiste al paso del tiempo, que parece crónico y no desaparece por mucho que hagas sesiones de fisioterapia, acude a tu dentista y hazte una revisión, a lo mejor te sorprendes.

Recuerda que los pequeños hábitos que podemos adquirir con facilidad, como lavarnos los dientes a diario, usar la seda dental y acudir regularmente a tu dentista, conllevan grandes beneficios en nuestro estado de salud, tanto bucal como general, además de contribuir a que practiquemos nuestro deporte favorito de una manera mucho más exitosa.          

Comparte este artículo si te ha parecido interesante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otros artículos de tu interés ;)

Deja un comentario